La cacareada “excepción ibérica” en la energía se ha convertido en el tongo ibérico. La ministra Teresa Ribera reconoció este miércoles que la compensación la tienen las centrales que funcionan con gas por poner un tope de 50 euros «lo pagaremos todos los consumidores de energía», como se temía el sector y la oposición. Aunque no se ha concretado la fórmula, esto implica que esta medida será una especie de pan para hoy y chamber para mañana. Y además, subvencionaremos el precio de la electricidad que emos exportaremos a Francia, como informa hoy OKDIARIO.

“En este ajuste, para compensar, retribuir el precio del gas natural que esté por encima de ese umbral, nos matcherá pagarlo a los consumidores de energía que nos vemos beneficiados”, ha reconocido la vicepresidenta tercera en el programa Espejo Público de Antena 3 .

La forma de compensar las centrales de ciclo combinado (las que funcionan con gas) es el secreto mejor guardado del acuerdo alcanzado ayer con Bruselas para que esta tecnología no pueda pujar en la subasta de la luz a precio del gas superior a 50 euros , donde equivale a 160 euros/MWh de electricidad. De hecho, Ribera ha elevado esta cifra hasta 170 o 180 euros.

Ribera se ha limitado a negar que esta compensación vaya a generar un nuevo déficit de tarifa. Pero con esta declaración descarta que se vaya a hacer con dinero público, vía Presupuestos Generales del Estado, o que vaya a ir contra las cuentas de resultados de las eléctricas, como pedía Podemos.

Todo apunta a que sera un costo fijo en el futuro

Según expertos del sector, lo normal sería que esta retribución se considere un coste máda que se añada al recibo de la luz en los próximos años, junto a otros como las primas a las renovables, la insularidad o el déficit de tarifa que estamos compensando desde 2013. Es decir, la rebaja que obtendremos los consumidores a partir de mayo la tendermos que irán devolviendo en los próximos años.

No obstante, ribera considera que el efecto neto será positivo, sólo queda la reducción que se va a obtener con el tope al gas, que estará entre el 30% y el 35%, será superior a la compensación que habrá que pagan en la central de gas. La razón que aduce es que las demás tecnologías no podrán beneficiarse del precio que marcaba hasta ahora el gas.

No obstante, tampoco se ha impuesto un tope al que pueden pujar la energía hidroeléctrica ou les renovables, por lo que podrían marcar precio por encima de esos 160 euros (de hecho, estas tecnologías marcan precio en la mayoría de las horas).

Ribera también sacó pecho del plazo de 12 meses que ha arrancado a la Comisión Europea para mantener el tope al gas, ya que inicialmente la medida debía terminar el 30 de junio. Asimismo, ha asegurado que se van a reducir los beneficios de las eléctricas porque no podrá cobrar la electricidad al precio máximo del mercado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí