Conozca el Origen congleto de guerra ukrania y rusia

Al este, Rusia. Al oeste, la Unión Europea. Y,  en medio, un país azotado por una guerra que ha  dejado ya más de 14.000 muertos. Ucrania, uno de los países más extensos de  Europa, lleva desde 2014 inmerso en un duro   conflicto al este del país.  Y la llamada Guerra del Donbás no solo   afecta a Ucrania, sino que tiene ramificaciones  geopolíticas más allá de sus fronteras. 

 
¿Pero cuál es el origen de este conflicto?  


 En este post te explicamos cómo empezó y   por qué Ucrania está en el centro de la creciente  tensión entre Rusia y el bloque occidental,   liderado por Estados Unidos.    Antes de explicar cuáles son  las causas del conflicto actual,   hay que echar un poco la vista atrás para  entender la particularidad de este país. 

 
Entre los siglos IX y XIII, la actual Ucrania formó parte de la llamada  Rus de Kiev, una enorme y poderosa federación   de tribus eslavas que se extendía desde el Mar  Báltico en el norte hasta el Mar Negro en el sur.  Desde entonces, su historia se ha  caracterizado por la dominación de   potencias extranjeras y ha pasado por manos  polacas, otomanas, austríacas y, sobre todo,   rusas.  Y durante la primera mitad del siglo XX,  el territorio ucraniano seguía repartido. 


 La zona oriental de Ucrania, que antes de la  Revolución de 1917 formaba parte del Imperio ruso,   pasó a llamarse República Socialista Soviética de  Ucrania cuando se estableció la Unión Soviética   en 1922. La zona occidental se encontraba  entonces principalmente en manos polacas. Pero fue con la repartición de territorios  durante la Segunda Guerra Mundial,   que la zona bajo dominio polaco  y otras regiones colindantes,   pasaron a formar parte de la República  Socialista Soviética de Ucrania.

 Esta República no incluía, en un principio, la  península de Crimea. Esta estratégica región,   situada al norte del Mar Negro, había sido  anexionada por el Imperio Ruso  en el siglo XVIII   y era una histórica reclamación ucraniana, sin embargo en 1954, el entonces  líder de la Unión Soviética, Nikita Jrushchov,   hiciera caso a esta reclamación y decidiera que  Crimea pasara de manos rusas a ucranianas. Eso sí, bajo el manto común soviético. 


 Pero recordemos que en 1991 se produce  el colapso de la Unión Soviética. Ucrania   se consolida como país independiente y  mantiene una buena sintonía inicial con   Rusia, que había sido la república  soviética más grande e influyente. Sin embargo, más tarde, se fue produciendo  un acercamiento hacia Occidente. Hasta el   punto de elaborarse en 2012 un Acuerdo de  Asociación entre Ucrania y la Unión Europea.   


 Algo que incomodó a Rusia, que ejerció presión al  punto de que cuando ya estaba todo listo para la  firma en noviembre de 2013, el entonces presidente   ucraniano, Viktor Yanukovich suspendió el acuerdo.   Esta repentina decisión provocó que cientos de  miles de personas se agolparan en la Plaza de   la Independencia de Kiev pidiendo que se  retomara el diálogo con la Unión Europea.  
 Comenzaba así el llamado Euromaidán, una serie   de protestas y disturbios de índole europeísta  y nacionalista, aunque con apoyo también de  sectores ultraderechistas, que se extendieron  por gran parte del país durante varios meses.   Estas revueltas se saldaron   con más de 100 muertos y continuaron hasta que el  22 de febrero de 2014, Yanukovich huyó de Ucrania.  


 Cinco días más tarde, esta crisis fue aprovechada   por Rusia. Grupos armados prorrusos, apoyados por  Moscú, tomaron las principales instituciones de la península de Crimea, izaron la bandera rusa  y convocaron un referéndum de independencia.   En apenas unos días, Ucrania vio cómo Crimea  pasaba a ser dirigida de facto por Rusia.  Más tarde, el presidente ruso, Vladimir Putin,  reconoció que muchos miembros de estos grupos  armados pertenecían realmente al ejército  ruso. Incluso el ministro de defensa ruso  les galardonó con medallas por lograr lo que califican como “el regreso de Crimea”. 


 Este movimiento marcó   un punto crítico de las relaciones entre Rusia y  Occidente. Provocó la expulsión de Rusia del G-8,   el grupo de países más industrializados  del mundo y la Unión Europea reaccionó a  la anexión de Crimea, decretando duras sanciones  económicas contra Moscú que aún siguen vigentes.  Hay que destacar que la península   de Crimea tiene un atractivo especial para Rusia. 


 En la localidad de Sebastopol, al sur de Crimea,   se encuentra la principal base naval rusa en el  Mar Negro. Desde la independencia de Ucrania,   Moscú pagaba una tasa anual a Kiev por el uso  de esta base, algo que ya no necesita hacer con  su anexión. Además, tal y como contamos antes, esta región  había formado parte del territorio ruso durante   un periodo de tiempo, por lo que para Moscú  y especialmente para Vladimir Putin, con esto   recuperaban un territorio que les pertenecía.  


  Un mes después, fuerzas prorrusas tomaron también  varias localidades en la zona del este de Ucrania,   tras lo cual se iniciaron enfrentamientos  armados con el ejército ucraniano.  Tal fue el empuje   prorruso en esta región, conocida como el Donbás,  que el 11 de mayo se declararon independientes las   Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, aunque  siguen sin ser reconocidas internacionalmente. 


Que ha pasado desde que comenzó guerra del Donbás?
 Desde que comenzó la llamada guerra del Donbás,  entre ucranianos y fuerzas prorrusas, la OTAN  ha acusado a Rusia de apoyar militarmente a los   separatistas, algo que niegan desde Moscú. Desde entonces, las negociaciones de paz, como  el Protocolo de Minsk o el acuerdo de Minsk II,   han intentado sin éxito alcanzar un alto el fuego.   


 Ucrania, Rusia, Alemania, Francia, representantes  de la Organización para la Seguridad y la   Cooperación en Europa y representantes de las  llamadas Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk   han participado de estas conversaciones, pero  el conflicto sigue asolando al este de Ucrania   y dejando miles de víctimas. 


 Naciones Unidas ha advertido de los crímenes de  guerra que se han sucedido desde 2014 en esta región, así como del “alarmante deterioro” de  los derechos humanos. También contabiliza en más   de un millón y medio las personas que se han visto obligadas a dejar sus casas durante este tiempo.  Además de las miles de  víctimas en terreno ucraniano,  se añaden las casi  300 personas que murieron en el avión de Malaysia   Airlines derribado el 17 de julio de 2014 por un  misil de fabricación rusa, aunque ningún bando se  hizo responsable. 


Pero ¿qué implicaciones geopolíticas  y económicas tiene este conflicto? 


 Para empezar, Rusia y Ucrania comparten lazos   históricos, étnicos y culturales. Precisamente  en las regiones en conflicto la mayoría de la   población habla ruso en lugar de ucraniano, y esta  es una de las razones que dan quienes defienden la  anexión de estas regiones ucranianas desde Moscú. Por su parte, la Unión Europea y Estados  Unidos ven en Ucrania un potencial aliado a nivel estratégico y militar, justo a las puertas  de Rusia. Y según algunos analistas, eso es lo que   precisamente quiere evitar Putin.
    En 2008, la OTAN, con Estados Unidos a la  cabeza, prometió que Ucrania y Georgia,   otra exrepública soviética, serían  admitidos en la alianza atlántica.  Y esta es una de las “líneas rojas” marcadas por  Rusia; Putin ha repetido que quiere evitar que la  OTAN extienda su influencia hacia países de Europa   del Este y Asia Central. Pero además, la industria energética también  es clave para entender la trascendencia de   esta disputa. 


 Rusia ha construido un enorme gasoducto entre su  territorio y Alemania, llamado Nord Stream II.   Sin embargo, el proyecto se encuentra bloqueado  actualmente por Alemania y la Unión Europea,   quienes temen que Rusia pueda utilizar  este gasoducto para presionar a Ucrania.  Actualmente   la mayor parte del gas ruso que llega a Europa  lo hace precisamente a través de Ucrania, pero   con la apertura de Nord Stream II, Moscú podría  hacer llegar todo el gas directamente a Alemania. 


 Esto privaría a Ucrania del ingreso de alrededor  de dos mil millones de dólares al año.  Y, según el presidente ucraniano, Volodímir  Zelenski, este proyecto es un arma geopolítica   peligrosa del Kremlin, pues hay analistas que  piensan que en el momento en que no hubiera   gas pasando por Ucrania, ya no existiría un  impedimento para un potencial ataque ruso. 


El perjuicio que trae el bloqueo Nord Stream II


 Pero el bloqueo de Nord Stream II no supone solo  un perjuicio para Rusia… Sino también para Europa,   que necesita el gas ruso y que ha visto  cómo los precios del gas se han disparado.    Como ves, este   conflicto va mucho más allá de lo territorial.  Resuena y tiene consecuencias a nivel global.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí